viernes, 15 de mayo de 2009

DIGO VIVIR

Porque vivir se ha puesto al rojo vivo.
(Siempre la sangre, oh Dios, fue colorada.)
Digo vivir, vivir como si nada
hubiese de quedar de lo que escribo.

Porque escribir es viento fugitivo,
y publicar, columna arrinconada.
Digo vivir, vivir a pulso, airada-
mente morir, citar desde el estribo.

Vuelvo a la vida con mi muerte al hombro,
abominando cuanto he escrito: escombro
del hombre aquel que fui cuando callaba.

Ahora vuelvo a mi ser, torno a mi obra
más inmortal: aquella fiesta brava
del vivir y el morir. Lo demás sobra.

Blas de Otero


3 comentarios:

petitapetitesa dijo...

Siento haber parecido un poco borde antes, tuve un mal día (horroroso) pido disculpas, para nada tuviste tu nada que ver con ello (siento si me malinterpretaste) y por supuesto lo de “las churras y merinas” no iba contigo…Jajaja….

El ambiente en mi trabajo es terrible, hace poco más de un año, nadie quería oír hablar de huelgas, reclamaciones, denuncias por incumplimientos laborales, afiliaciones sindicales…etc, pero ahora, parece que tengas la obligación de tener una barita mágica y solucionarlo todo inmediatamente y con urgencia, (soy delegada sindical y secretaria del comité de empresa desde hace muchos años) llevo ya una temporada largísima a punto de que me de un ataque de histeria; hoy me toco acompañar a una compañera, para recoger un despido improcedente (sin posibilidad legal de demanda, por su reconocimiento de improcedencia y por ser la indemnización máxima). Tiene 53 años de edad y 28 de antigüedad en la empresa, (según el despido, no presenta el perfil que en estos tiempos resulta necesario para la pervivencia de la empresa); luego pase por tu casa…y bueno tu lo pagaste…otra vez pido disculpas.

Me interesa mucho la política, pero sobre todo la pequeña, la municipal y la autonómica, (creo que es por donde se debe empezar) pero soy de la opinión que todo el mundo se ha acomodado, ciudadanos y políticos; y yo no soy así, se me revuelve el estomago con muchas cosas, y creo firmemente en el dialogo, pero cuando este es imposible creo en la necesidad de hacerse visibles, hace un par de años, tuve que oírme de Izquierda Unida, del PSE y del Bloc, que las movilizaciones en el salón de actos del ayuntamiento eran cosas del pasado, y que ellos eran demócratas de palabra y que desde luego no estaban de acuerdo con esos métodos. Y yo no estoy de acuerdo en que se rían de mi y me secuestren los derechos para utilizarlos de manera torticera y entiendo, que la rebelión ante la injusticia, forma parte de los derechos fundamentales del individuo, y si un pleno es antidemocrático y con un tufo a prevaricación que tira de culo, creo firmemente que tengo el derecho a decirlo, al fin y al cabo, los ayuntamientos son la casa del pueblo, por eso en ese aspecto en particular (dependiendo de quien, no me gusta que me den lecciones) creo más en la anarquía (en otros seria más discutible)

Siento el rollazo.

Te mando un beso (ecológico por supuesto…jajaja…)

*Te mandaría un poema que me recordó mucho el tuyo, pero otra vez será, hoy creo que ya me pase de la raya.

calma dijo...

Dices mucho...
Un beso

Belén dijo...

hay algunos poetas que me alucinan precisamente porque son capaces de decir tanto en tan poco...

besicos