martes, 8 de junio de 2010

Huelga protestar pero huelga necesaria



Y es que realmente se necesitaba una huelga como la que hemos tenido, descafeinada y resignada. Los sindicatos viven desde hace años una permanente perdida de credibilidad por parte de los ciudadanos y ahora les viene el chaparrón de agua fría de la reforma laboral que muy posiblemente ponga fin al proteccionismo del que gozaban heredado del franquismo. Las medidas de recortes dañan, de nuevo, su credibilidad y nada menos que ante el funcionario el cual representa uno de sus principales pilares.
Era evidente para todo el mundo que nada iba a cambiar, con huelga o sin ella habrán recortes salariales. A pesar de eso los sindicatos necesitaban poner un cartelito que indicará los limites de maniobra antes de la ruptura social, y de paso reivindicar su desgastado papel de interlocutor.
El Gobierno tiene su propia perdida de credibilidad en Europa y en el mercado por méritos propios pero también por circunstancias ajenas.















Los mercados financieros por su parte necesitan ver en el gobierno dinamismo y decisión a la hora de paliar los problemas de déficit, pero después de los disturbios que los recortes provocaron en Grecia, del rechazo formal del parlamento y del discurso veleta y oportunista que hace el principal partido de la oposición, también necesita garantías de estabilidad y esto es lo que escenifica esta huelga, estabilidad.
De está huelga sale reforzado el gobierno que, si no pasa nada, podrá hacer una reforma laboral menos dolorosa para los sindicatos y de carácter más progresista.



Luego tenemos el mundial de fútbol que permitirá enjuagar algunas lagrimas, el verano con sus turistas (que dejaran algo de dinero en caja) y quizás el euro barato beneficie a la exportación y eso mejore algo el empleo.
La incógnita e el campo político está en si todo esto, unido a los Gürtel (y al juicio del Prestige si vuelve a las portadas de prensa), será suficiente para recortar la ventaja en intención de voto que le saca el PP.
Aunque como dijo aquel político catalán, ZP es un cadáver político. Ya veremos a quien presenta el PSOE para las próximas elecciones .

El mundo es un telón de teatro tras el cual se esconden los secretos más profundos.
RILKE, Reiner Maria

2 comentarios:

Maria Coca dijo...

Pues sí. Tu comentario me parece muy acertado. Vivimos en una situación muy peliaguda y difícil...

Interesante blog!

Un abrazo.

LLop dijo...

Siempre son peliagudas y difíciles para alguien