Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Contribuyentes

miércoles, 24 de marzo de 2010

Noches en vela y Jet Lag



Así es la relación entre G. y yo, separados por 10.000 km y unidos por la narcolepsia nos encontramos en Internet haciendo del Jet Lag nuestro horario oficial. Por culpa de nuestras charlas la noche se alarga en España siempre un poco más de lo previsto y las mañanas llegan más temprano a Argentina, casi podría parecer de chiste para el que no conoce lo caprichoso de la narcolepsia;


-¿Sabéis aquell que diú de dos narcolepticos se encuentran en el Facebook y se pasan la noche en vela...creo que diría Eugenio sosteniendo el cigarrillo
y haciendo sus pausas para beber ...

-¡Oye tu!¿Y no te parece que es un poco tarde? -le diu el uno al otro y el otro va y le contesta

-Ostia tu, pues yo no tengo ni pizca de sueño


-¿Pero como no vas a tener sueño si tienes narcolepsia?




- Coño es que aquí son cuatro horas menos, pero ahora que lo dices....si que estaba oscuro está mañana.







Y así haciendo del reloj un referente meramente simbólico pasamos horas charlando de todo, sobre todo de poesía pero también de relatos y cuentos pendientes, del modafilino y sus efectos, del día a día con un vikingo como jefe, de fotografía, de un viaje por Europa, de Borges, Benedetti o Schopenhauer, de la estulticia propia o ajena y de nuestros sueños y pesadillas de narcoleptico. Son charlas profundas que exigen tener la mente despejada y clara, algo difícil de conseguir para los que tenemos está enfermedad y así, tratando de apurar la vigilia llegamos al sueño, inevitable y reparador algunas veces, doloroso y enigmático casi siempre.

Volviendo en autobús a casa, G. llevaba esas charlas metidas en la cabeza junto a un montón de sueño acumulado, los efectos del modafilino, diagnósticos médicos y vikingos. Dice que algo le hizo sacar un lápiz, escribir en un pequeño papel sus pensamientos y compartirlos conmigo por la tarde (horario de Buenos Aires) y siguiendo el hilo de esos pensamientos nos pusimos a escribir estos poemas que ahora quiero compartir con vosotros.





CRISTAL



Todo lo que no ofreciste
lo bebí
imaginando el vaso
con su cristal punzante
y no resigno el sabor
que intuyo
distante y perdido
Me acerco a su filo
confiada
solo el placer
rozará mi herida


G. GAUD



.....................................................

ECOS
INCONTESTABLES
contestables
estables
ables
es
.





Desde el fondo
de un pozo seco
escucho
el murmullo de un río
que se muere de sed.
desde lejos
llega un leve lamento
un deseo
que se convierte en eco
un eco
que se convierte en lagrima
una lagrima
de la que nace un poema.



A. ALCOVER

4 comentarios:

petitapetitesa dijo...

Resulta difícil comentar una entrada así.
Podría decir, que me gusta, salpica en la cara cuando la lees, hurga en lo más intimo de cada uno, ese lado oscuro que todos tenemos…lo que podría tener una contestación obvia “Sera gilipollas esta tía, aquí hablando de algo serio y va ella y dice que le gusta…”
Decir que entiendo esa sensación, resultaría presuntuoso por mi parte, mi relación con el no-sueño, es de otra naturaleza, aunque me reconozca en muchas de las cosas que dices.
Y añadir por último, que la inspiración se encuentra en los lugares más insospechados, podría llevar a la misma contestación del principio, la de que esta tía es gilipollas.

Cuando escribas cosas así, deberías añadir “No se tomara en cuenta las estupideces que puedan decir, aquellos que tengan narices de comentarlas”

Un beso (Me cabo de levantar y aun tengo la cabeza poco clara)

LLop dijo...

Petitesa te tengo en muy alta estima, demasiado como para permitir que te trates tan mal, y es la segunda vez que lo haces, no me gusta ver que te infravaloras ya que vales mucho.
Creo que es verdad que es una entrada complicada de entender para quien no tenga narcolepsia e incluso un poco injusto pedirlo y aun así tu aceptas reto, te lo agradezco y tus comentarios siempre son bienvenidos, de eso no tengas duda.
Sobre la inspiración yo creo que en realidad solo se encuentra ahí, en esos lugares insospechados de los que hablas, esperando sorprenderte con su presencia pero a aquel que dijo que te tiene que pillar trabajando también tenía razón. La cabeza de un narcoleptico está todo el día soñando y, de vez en cuando, te levantas y escribes algo. Unas veces inspirado y otras seguramente no tanto, pero siempre sirve de alivio. Es un poco como eliminar lastre, una cosa menos a la que darle vueltas. Conseguir crear algo a partir de ese lastre me hace sentirme un poco mejor y ya no pesa tanto el sueño.

Un beso Petitesa.

G. dijo...

Darte las gracias Antoni
por la descripción precisa
de los estados temporales
que permiten el fluir de las palabras
en un juego de espejos
que podría tener un vuelo eterno

Gloria Gaud

G. dijo...

Releyendo esta entrada, el paso del tiempo cambia las sensaciones de la lectura.

Me parece mucho mejor que antes, será que la distancia de los hechos nos permite despegar lo ficcional de lo real o acaso mezclarnos nuevamente.

Muy bueno Antoni!